José Otero Abeledo Laxeiro

(Lalín, Pontevedra 1908 – Vigo, 1996)

Autorretrato

1948

óleo sobre lienzo

43,5 x 33,7 cm

Nº inv. 4118


Junto con otros pintores gallegos de su generación, como Manuel Colmeiro (1901-1999), es uno de los principales exponentes de la vanguardia creativa de los años treinta que no olvidan sus raíces populares.

Inició sus estudios en La Habana, adonde tuvo que emigrar con sus padres durante su adolescencia. Se interesó por la obra de Ignacio Zuloaga (1870-1945) y Jesús Rodríguez Corredoyra (1889-1939), cuyos trabajos se expusieron coincidiendo con su estancia en Cuba.

De vuelta a España, continuó su formación en Madrid y se decantó por una pintura más tradicional, ligada a la tierra y a su medio rural natal.

Sus acuarelas, óleos y grabados se orientaron hacia una figuración volumétrica de gran fuerza interior. Sin embargo, tras la guerra civil, su obra se endureció, huyendo del naturalismo y derivando hacia un expresionismo descriptivo. Junto a Manuel Colmeiro (1901-1999), Luis Seoane (1910-1979) y Carlos Maside (1897-1958), formó parte del grupo de artistas denominado Los Renovadores del Arte Gallego, por su intento de fusionar la tradición con la modernidad.

Instalado en Vigo desde 1942 hasta 1951, será esta una de sus épocas más fecundas. Es en este periodo inicial cuando comienza a pintar sus primeras escenas de personajes carnavalescos, sus temas infantiles y sus maternidades.

Durante toda su trayectoria recurre en muchas ocasiones al autorretrato, por lo que podemos utilizar este género para apreciar su evolución pictórica. Utilizando el dibujo o la pintura, surge ante nuestros ojos desde una representación academicista del artista hasta su representación más expresionista de años posteriores. En este caso se trata de un retrato realizado durante su estancia en Vigo, muy en relación con la obra sobre papel de 1941 en la Fundación Laxeiro.