Óscar Domínguez

(La Laguna, Tenerife, 1903 – París, 1957)

Obras del autor
XX Español 
 
Óscar Domínguez, hijo de un rico terrateniente, se traslada a París en 1927 debido a los negocios de su familia y allí se instaló definitivamente. Comenzó pintando como aficionado hasta 1931, año en el que murió su padre, cuando decidió que la pintura sería su forma de ganarse la vida.

Entró en contacto con el movimiento surrealista y en 1934 se incorporó al grupo de André Breton, al que aportó la técnica automatista de la calcomanía. Las obras fechadas en estos años son deudoras de la pintura de Salvador Dalí y del paisaje canario, del que no se desligó con el paso de los años. Óscar Domínguez fue uno de los máximos impulsores del surrealismo español.

Fue expulsado del grupo en 1945 por cuestiones políticas, comenzando así una etapa influenciada por la obra de Giorgio de Chirico y Pablo Picasso, cuya amistad le lleva a practicar el cubismo, al que da una iconografía surrealizante. A finales de los años cuarenta se liberó de las anteriores dependencias estéticas y configura un estilo propio, mucho más esquemático, de un mayor clasicismo en la composición y con un colorido más austero. A partir de mediados de la década de los cincuenta lo figurativo perdió terreno frente a la abstracción, terminando por volver al automatismo.

El artista vivió sus últimos años dominado por la locura tras sufrir acromegalia. Puso fin a su vida en la Nochevieja de 1957. Sus restos descansan en el panteón de los Noailles del cementerio de Montparnasse.