José Villegas y Cordero

(Sevilla, 1844 – Madrid, 1921)

El encantador de serpientes

h. 1878

acuarela sobre papel

70,4 x 54,6 cm

Nº inv. 5190



José Villegas es considerado uno de los máximos exponentes de la pintura orientalista española durante el siglo XIX. Esta corriente artística tenía como objetivo reflejar el carácter exótico del norte de África, destino especialmente atractivo para muchos de los pintores finiseculares, que viajaban allí en busca de una iconografía y una estética diferentes, y consiguieron fascinar al público y a la crítica del momento.

Realizada en los últimos años de la década de 1870, esta acuarela muestra la influencia de Mariano Fortuny (1838-1874), tanto en la habilidad y soltura con que trabaja la técnica −con un fondo muy abocetado que utilizó en otras ocasiones− como en la elección del motivo orientalista. Esto último se hizo frecuente entre los pintores que, como Villegas, trabajaban en Roma por entonces.

Se representa a una pareja de músicos, uno de los cuales tañe un rabel y canta mientras el otro, en cuclillas, sopla una flauta doble a cuyo son se mueve una serpiente. Esta serpiente es la misma que aparece en otra acuarela, Odalisca (1878), pintada también en Roma, pero de factura más acabada.