Juan Carreño de Miranda

(Avilés, Asturias, 1614 – Madrid, 1685)

Obras del autor
XVII Español

Pintor de historia, composiciones religiosas y retratos.

De familia hidalga, inició su formación en Valladolid con su tío, Andrés Carreño, y la completó en Madrid con artistas de la talla de Pedro Cuevas y Bartolomé Román. Sus primeras obras, de carácter decorativo, llamaron la atención en el círculo cortesano. Diego Velázquez le favoreció con el encargo de la decoración del Salón de los Espejos del Alcázar de Madrid. En 1669 fue nombrado pintor del rey y poco después, en 1671, primer pintor de cámara, alcanzando así los máximos honores a los que podía aspirar un pintor en España. Llegó a ser una figura de gran prestigio en las cortes de Felipe IV y Carlos II.

Su profundo conocimiento de la pintura veneciana dejó una huella de ligereza y riqueza cromática en su técnica, y su admiración por los flamencos se tradujo en audacias compositivas.

Carreño de Miranda fue además un destacado fresquista, actividad de la que se han conservado algunos testimonios, como el de la bóveda de San Antonio de los Alemanes (Madrid).

En sus retratos, la faceta más conocida de su obra, se aprecia la herencia de Velázquez, acompañada, en los modelos nobiliarios, de un componente decorativo aprendido en Anton Van Dyck.